Son una guía de conducta deseada que servirá para realizar la visión y la misión institucionales

 

SOLIDARIDAD:

La solidaridad como característica de la sociabilidad, la cohesión y la interacción entre las personas y los grupos humanos, conlleva a que los seres humanos se inclinen a sentirse unidos a sus semejantes y a la cooperación con ellos, actuando en su favor de manera desinteresada, teniendo en cuenta la necesidad, utilidad, oportunidad y adecuación de dicha actuación.

 

LIDERAZGO:

Capacidad de comandar y dirigir a sus subordinados, en el cumplimiento de sus tareas y responsabilidades, motivados con el ejemplo en el cumplimiento del deber.

 

RESPONSABILIDAD:

Capacidad para cumplir las tareas y responsabilidades inherentes al grado y función, con dedicación, puntualidad y observando los plazos establecidos.

 

AUTONOMÍA:

La Institución busca orientar a todos sus integrantes en el libre desarrollo de la personalidad y en la capacidad para asumir con libertad y responsabilidad sus derechos y sus deberes. 

 

PARTICIPACIÓN:

Como seres sociales y responsables de quienes dirigen y/o lideran los destinos de los pueblos e instituciones.

 

TOLERANCIA:

La capacidad que tenemos los seres humanos para aceptar la diversidad de: opinión, social, étnica, cultural, política y religiosa. Se traduce esencialmente en la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atente contra los derechos fundamentales de la persona. En términos universales la tolerancia la entendemos como el respeto y consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo.

 

ASERTIVIDAD:

La asertividad es la habilidad de expresar nuestros pensamientos, sentimientos y creencias asumiéndolas y a la vez respetar la opinión de los otros. Para ser asertivos tenemos que pensar que todo ser humano tiene derechos:

  • A expresar sus pensamientos
  • A tener opiniones distintas
  • A tener sentimientos

La persona asertiva se siente libre para expresarse por la palabra y los actos, tiene una orientación activa: va tras lo que quiere, sabe que no siempre puede ganar, pero se queda tranquila que lo intentó con todas sus fuerzas y siempre se tiene respeto a sí mismo.

 

RESILIENCIA:

Es la capacidad de reacción y adaptación que se logra para ajustarse a los retos del entorno a través de una respuesta constructiva e innovadora a la adversidad. El factor clave es la presencia psicológica positiva de las personas.

Precisamente, la capacidad de la persona para desarrollarse positivamente a pesar de las dificultades, que se adapten para afrontar con éxito las adversidades y sean capaces de identificar oportunidades de crecimiento en los momentos de crisis será una de los aspectos clave del crecimiento personal y social.