Frente a la necesidad de brindar educación a los hijos de los afiliados a la Caja, Augusto E. Medina, director administrativo de Comfenalco Tolima durante 22 años (1960-1982), fundó en 1972 el Colegio de Bachillerato, que tuvo como primera sede la carrera Tercera número 8-14.

El nuevo centro educativo abrió sus puertas en 1973, con 175 alumnos, y luego se trasladó a la calle 14 No. 7-53 del barrio Pueblo Nuevo, donde en la actualidad tiene lugar el Instituto Técnico de la entidad.

Hasta 1977 el colegio funcionó con jornada única, con presencia tanto en la mañana como en la tarde. A partir de 1978 hasta 1981, se implementó la jornada continua para el beneficio de los estudiantes.

En 1998, el especialista Félix Antonio Guzmán fundó los niveles preescolares y básicos en el ciclo de primaria, con lo que quedó completo el ofrecimiento educativo en sus diferentes fases.

Al no contar con instalaciones propias, este servicio se prestó en las tardes en la escuela Sagrado Corazón de Jesús (barrio Gaitán), Colegio Externado popular de Bachillerato jornada tarde (barrio Belén) y en las instalaciones antiguas del colegio Cisneros (calle 17 con carrera Segunda).

En el 2004, el colegio cambió de razón social y pasó a llamarse Institución Educativa Augusto E. Medina de Comfenalco, en honor a su fundador, según resolución 1093 de Noviembre 26 de 2003 de la secretaria de Educación Municipal.

Cuatro años después, el centro educativo inició actividades en su nueva sede ubicada en la Ciudadela Comfenalco, sector de Picaleña. Allí la oferta de cupos aumentó a mil 668.

Hoy en día la institución ofrece a la comunidad ibaguereña Preescolar (Transición), Educación Básica (Desde el primer hasta noveno grado) y Educación Media (Décimo y Once), con intensificación en Ciencias Naturales, Matemáticas y Formación Artística.

A su vez tiene el carácter técnico, con la especialización en Administración en Software y Hardware de Computadores.

La Institución Educativa Augusto E. Medina de Comfenalco está incluida entre las 100 mejores instituciones educativas del país, y además, se hizo merecedor de la medalla nacional Andrés Bello.